meditando

Cómo meditar para sanar el cuerpo

Cómo meditar para sanar el cuerpo

meditar

 

La meditación es una práctica que te permite encontrar tu paz interior mediante la quietud y la reflexión tranquila.

La gente lleva siglos meditando como forma de conectar con su interior y encontrar la paz. Resulta que la meditación también es estupenda para curar el cuerpo. Los investigadores están descubriendo ahora que la meditación puede ayudar a tratar una serie de problemas de salud, desde la ansiedad y la depresión hasta el dolor crónico y el cáncer. Si buscas una forma de mejorar tu salud, considera añadir la meditación a tu rutina.

Durante siglos, la gente ha recurrido a la meditación como forma de conectar con su interior y encontrar la paz. Ahora, resulta que la meditación también puede ser excelente para curar el cuerpo. Los investigadores están descubriendo que la meditación puede ayudar a tratar una serie de problemas de salud, desde la ansiedad y la depresión hasta el dolor crónico y el cáncer. Se ha demostrado que la meditación disminuye la presión arterial, reduce los niveles de estrés y refuerza el sistema inmunitario. También puede ayudar a aliviar la ansiedad y la depresión, y mejorar la calidad del sueño. Además, se ha demostrado que la meditación ayuda a los enfermos de dolor crónico al reducir la intensidad del dolor y mejorar la capacidad de afrontamiento. Y, en algunos casos, se ha demostrado que la meditación ayuda a los pacientes con cáncer a hacer frente a los efectos secundarios del tratamiento. Está claro que la meditación es algo más que una forma de relajarse: es una poderosa herramienta para curar el cuerpo.

La meditación es un camino que te puede llevar hasta donde tu decidas.

Empieza a meditar 

La mejor manera de empezar a acercarte a la meditación es sin demasiadas expectativas, no debe ser algo incómodo, por el contrario, debe ser agradable sin esperar nada. La meditación surge espontáneamente a medida que se practica. 

Cualquier lugar es ideal para meditar, pero si estás iniciando debes buscar un lugar que te ayude a encontrar la calma. Debe ser un lugar donde la mente asocie esa tranquilidad. Un lugar limpio, ordenado y cómodo y donde no puedas ser interrumpido.

Su duración depende de ti, pero no es necesario que dure horas, incluso 15 minutos son suficientes para encontrar esa paz que necesitas. Si es posible hazla a la misma hora para que se haga un hábito.

Lo ideal es manejar una buena postura con la espalda y el cuello recto y la cabeza con el mentón ligeramente inclinado hacia dentro; los hombros deben estar relajados, con los brazos ligeramente separados a los lados del cuerpo.

Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas, coloca las manos sobre tus piernas o sobre el regazo con las palmas hacia arriba, la derecha sobre la izquierda, mientras los pulgares se rozan formando un triángulo.

Si usas una silla que tenga un respaldo firme; coloca las plantas de los pies en el suelo y las palmas sobre las piernas.

Métodos de meditación

Observar la respiración. Centra tu mente en la forma en que respiras. Cómo inspiras y llenas tus pulmones de aire y concéntrate en el movimiento rítmico de tu abdomen. Cuando te distraigas regresa a este punto de atención. 

Usa un objeto externo. Coloca el objeto a la altura de los ojos. Puede ser cualquier cosa que te resulte relajante y calmante, como una flor o la llama de una vela. Lo mejor es hacer este ejercicio en un entorno en el que no haya distracciones, para que tu mente no tenga que concentrarse en nada más que en el propio proceso de visualización. Primero cierra los ojos y luego fíjalos en el objeto; no pierdas de vista ningún detalle porque lo importante aquí no es lo elaboradas que puedan llegar a ser estas imágenes, sino simplemente captar las sensaciones momentáneas sin alejarnos demasiado de la realidad.
 
Repetición de mantras. La repetición de un mantra no sólo facilita la concentración, sino que puede cambiar tu estado de ánimo por completo. Las vibraciones que se producen al emitir estos sonidos contienen una gran energía, que puedes absorber con cada palabra o frase repetida.  El mantra más abstracto y conocido es OM. Se repite mentalmente al inhalar y exhalar.

La meditación elimina la falta de equilibrio causada por el estrés mental

La meditación es una forma excelente de eliminar los efectos del estrés mental. Crea un refugio tranquilo en el que recuperamos el equilibrio y la paz dentro de nosotros mismos, los investigadores que meditan han registrado una actividad cerebral de 4 a 10 Hz cuando sus mentes se quedan en blanco durante minutos sin más pensamientos que tú mismo.

Si buscas una forma de reducir el estrés, encontrar tu paz interior o simplemente tomarte un tiempo para ti, la meditación es para ti. Todo lo que necesitas es un poco de tiempo y algo de paciencia para empezar a aprender a meditar. Una vez que lo hagas, puede que descubras que es una de las mejores cosas que has hecho por ti.




Dejar un comentario