¿Qué son los asanas de yoga y para qué sirven?

¿Qué son los asanas de yoga y para qué sirven?

¿Qué son los asanas de yoga y para qué sirven?

Los asanas son posturas corporales de la práctica del yoga que buscan armonizar el cuerpo y la mente. Esta mezcla de movimientos ayudan a mejorar funciones del cuerpo, estabilizar la mente y estimular un estado de conciencia más elevado. Como todo en la vida, lograr todas las posturas correctamente requiere de constancia, entre más practiques mejor lograrás controlar el cuerpo, la respiración y la mente.


Las asanas son posturas físicas que se centran en fortalecer y estirar el cuerpo. Hay muchos tipos diferentes de asanas, cada uno con sus propios beneficios. Las flexiones hacia delante, por ejemplo, pueden ayudar a mejorar la flexibilidad de la columna vertebral, mientras que las flexiones hacia atrás pueden ayudar a fortalecer los músculos de la espalda. Las flexiones laterales y los giros pueden ayudar a mejorar el equilibrio y la coordinación, y las inversiones pueden ayudar a aumentar el flujo de sangre al cerebro. Las acciones sobre las piernas también pueden ayudar a mejorar la circulación y prevenir lesiones. Las asanas de meditación, por su parte, pueden ayudar a calmar la mente y promover la relajación. La clave para realizar correctamente cualquier asana es practicar con regularidad y escuchar a tu cuerpo. Con tiempo y paciencia, podrás conseguir una forma perfecta.

Tipos de asana

Existen distintos tipos de asanas, entre los que se encuentran: de flexión hacia adelante, de flexión hacia atrás, de flexión lateral, de torsión, de inversión, de acción sobre las piernas y de meditación. Los tips que te vamos a dar, sirven para evitar lesiones y lograr un buen asana de cualquier tipo. Recuerda que entre más practiques, mejor te sentirás cada que los hagas. 


Las asanas, o posturas de yoga, son un componente central de la práctica del yoga. Para lograr una alineación adecuada y maximizar los beneficios de cada postura, es importante practicar con atención y cuidado. A continuación te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a sacar el máximo partido a tu práctica de asanas:


1. Escucha a tu cuerpo. Las asanas nunca deben ser dolorosas. Si sientes algún tipo de dolor o molestia, reduce la intensidad de la postura o abandónala por completo.

2. No te compares con los demás. El yoga trata de tu propio viaje personal, no de alcanzar la perfección. El cuerpo de cada persona es diferente, así que no te preocupes si no puedes hacer una postura exactamente como se ve en los libros o en la clase. Concéntrate en tu propia alineación y respiración, y deja de lado las expectativas.

3. Respira profundamente. La respiración es una parte esencial de la práctica del yoga y puede ayudarte a mantenerte presente y concentrado en cada postura. Presta atención a tu respiración y deja que las inhalaciones y exhalaciones guíen tus movimientos.

4. Mantén la concentración. Las asanas requieren concentración y enfoque para ser realizadas correctamente y con seguridad. Si su mente empieza a divagar, traiga suavemente

Recuerda que el entorno es importante: busca un espacio tranquilo y, si estás en una clase grupal, enfócate en ti. Al principio, practica unos 20 minutos y poco a poco aumenta el tiempo y la dificultad de tus asanas. No olvides que una buena práctica también implica un buen mat, musica rica y ropa cómoda.

Sé constante y paciente, el yoga es un estilo de vida que se adopta poco a poco. Avanza lento, pero seguro. Y, si es posible, de la mano de un profesional. 


Dejar un comentario